Tal vez ya lo tenía antes de Masterchef pero la TV no ha hecho más que ampliarlo.
El primero elegido fue ratanÀ, una taberna de filosofía Slow-Food que ocupa la planta baja de una bella villa, situado en un barrio céntrico pero totalmente desangelado (son muchos de estas características en Milán).Es un país que se puso muy de moda al nivel gastronómico hace unos pocos años.Dejarse de cocinas demostrativas y recuperar la gourmandise.Tal vez algunos de vosotros os acordaréis de la ponencia en MF de Joan Roca sobre la manera de texturizar un cava de Agustí Torelló para acompañar una ostra.Una rica hamburguesa vegetal, un pequeño risotto al azafrán homens contactos y regaliz, una tempura de hueva de salmón (las huevas secas por la fritura.Un plato bisagra que hacía la función de sorbete en el menú, como era habitual en los doenças de transmissão sexual slideshare años 80 en medio de los menús-degustación.Muy bueno pero la tripa no tenía suficiente protagonismo.Faltaba picante y acidez.También se distingue al mejor pastelero, a la mejor carta de vino y destilados del cual se separa del premio al mejor sommelier, el mejor maître (.J'ai, j'ai, ceci pendant quelques minutes, le temps de créer un attroupement, puis.Cocina sólo para 1 mesa.Después de aquel boom de la Spanish Cuisine en el que Italia miraba la vanguardia española como un referente-faro, sustituyendo a Francia en este puesto, la cosa se ha tranquilizado un poco aunque siempre se invita a cocineros nuestros.Un restaurante que pasa desapercibido desde la calle.Este lugar tan singular se encuentra en una antigua fábrica de pieles del barrio del Rec igualadino, magníficamente rediseñado por Xavier Andrés, un joven arquitecto de la ciudad, quien ejerce también de jefe de sala y de organizador de las veladas.




[L_RANDNUM-10-999]